jueves, 4 de octubre de 2012

La fortaleza y el dolor...

Nunca pensé que el dolor iba a hacerme fuerte...
Era 15 de Julio, era nuestro cumpleaños cuando supe que podía ser el último... Cuando la medicina no pudo hacer nada, cuando simplemente nos daban una fecha... El peor cumpleaños de mi vida. Un diagnóstico de cáncer cambió en un segundo nuestras vidas.
Papi, Papito querido de mi alma... Me duele saberte así, me duele pensar en un mundo sin ti... Me duele por ti, por mamá sin ti, por mi sin ti, por nosotros sin ti...

La de canciones que se van a quedar sin ser cantadas...
La de risas que se quedarán sin ser reidas.

Tus historias, quiero volver a escucharlas... Quiero callar escuchándote hablar de historias, esas historias que habré escuchado ciento de veces... Quiero volver a escucharlas...

Guardo los recuerdos, guardo los detalles, guardo las imágenes, los sonidos, los olores...
Guardo todo de ti en mi memoria..

El dolor es indescriptibles, no sé como es.. solo sé que duele. Y mucho.
La espera es tan dura, pero más será tu ausencia.

No creo en el cielo de los muertos, no creo que cuando ya no estés aquí, te irás a hacer un karaoke con Nino Bravo allá en el cielo... Envidio a los que creen en ello.
Pero sé que ellos me envidiarán cuando mi esperanza en Dios se haga realidad, y como dice la promesa bíblica "los muertos en Cristo resucitarán primero" ... Cuando te vuelva a ver. Junto a la Mamita Chavelita. Porque nuestro Dios es grande, y os veré otra vez.

Te quiero... Te querré.

2 comentarios:

Silvia A. A. "Vasconcelos" dijo...

Ánimo y fuerzas desde aquí Vivi. Eres una excelente hija, y tu papá lo sabe, siempre lo sabrá

Sáenz dijo...

Gracias Silvia, un beso grandísimo hasta allí...