lunes, 26 de abril de 2010

Uno de esos recuerdos: Guarrerías

Creo que cuando comencé a escribir en este blog, lo que más abundaban eran mis historias de cuando era pequeña.... un ejemplo claro de esa obsesión que tengo con mi pasado y mi infancia (yo misma me auto-analizo)
Hace algún tiempo leía una entrada del blog de Silvia, mi amiga mexicana, el tema era la mantequilla, leía como describía el hábito de los canadienses de comer mantequilla por un tubo, mi comentario fue decir el 'asquillo' que me produce el escuchar como comen la mantequilla por esos lares pero para ser fiel a la verdad hubo  un día, hace no tantos años, en que me encantaba....

Así que para retratar esos gustos culinarios de mi infancia, haré una pequeña lista de 'guarrerías' (cochinadas) - Acabo de descubrir que la RAE contempla este término... creo que ya he llegado al punto en el que no diferencio las palabras aprendidas en España y la que traía de Ecuador-. Una lista de esas guarrerías de las que antes disfrutaba y de las cuales, (con la  ganancia de años), he perdido la 'sin-razón' que me hacía prepararme menudos inventos....

Ese tipo de guarrerías que, de niña, para mi eran lo máximo.... y que ahora ya no me atrevo ni a pensar:
1º Mantequilla con azúcar
2º Mango con sal y pimienta
3º Huevo 'pasado' (El huevo está apenas cocido, con mucho líquido -la clara- crudo)
4º Aguacate con azúcar; bueno con esto aún sigo pensando que no está TAN mal....  ;)
5º 'Bolos' (aquí se les llama: polos: son helados o hielo con colorante, que al caso es lo mismo)
6º Limón con sal
7º Naranja con sal
8º Agua con azúcar (congelado)
9º ...... Seguro que aún me quedan muchas por recordar
, pero con estas 8, ya me siento satisfecha...

La vida cambia y con ella los gustos.... esta lista es una claro ejemplo de CAMBIO.
No sé cuándo se me volverá a presentar la ocasión de volver a probar todas estas cosas, y tampoco sé si para ese momento recuerde que ya SOY MAYOR, y que la niña que comía esas cosas apenas existe en una foto pegada en un corcho de mi habitación.... lo que si sé, es que no me importaría volver a aquellos momentos en los que ensuciaba la cama de mis padres con mantequilla con azúcar (con su consiguiente castigo), o a los tiempos en los que llegaba sucia a casa llena de un color amarillento del mango (con su consiguiente castigo), o cuando me pillaban con 'las manos en la masa' .... Me da igual...
Solo me gustaría volver a probar el manjar de las 'guarrería' de mis infancia!!

***
Os voy a contra una historia, espero ser lo más fiel a la realidad....
Hace muchos años, yo era muy pequeña, tanto que recuerdo como  Babahoyo (mi ciudad) aún ni siquiera estaba pavimentada.... era una mañana calurosa, mi madre me mandó a comprar a la tienda 'El Galán de las Nenas' (Si, el nombre es ridículo, lo sé ..... ahora que lo pienso no sé cual era mi opinión en ese entonces  sobre el mentado nombre).... Aquella mañana como hacía mucho calor,  y como me habían sobrado unos  'Sucres' (¡Vamos si la historia no es vieja! En ese entonces aún había Sucre)... me sobraron unos 200 sucres (al cambio de euro no son ni un CÉNTIMOS. 1 Dólar = 25.000 sucres).... así que uniendo: Calor + Dinero + Niña = ¡Comprarme 2 'bolos' .... Jamás lo había hecho, y tal fue la conciencia que me dio por haberme comprado esos 'bolos' que antes de llegar a casa, los dejé escondidos detrás de una pequeña piedra, para que mi madre no los viera.... Pensé: "si mi madre no veía lo comprado, no sabría que me había gastado un dinero inútilmente..." Y con ello mi conciencia estuvo tranquila, al menos eso pensé yo aquél día...
Hasta el día de hoy me pregunto qué hubiera pasado si no hubiese dejado esos 'bolos' en aquella piedra escondida, ¿a lo mejor me hubiera regañado? ¡no lo sé!.... y lo peor de todo es que nunca lo sabré.... Porque ahora lo pienso y digo que esos 200 sucres son NADA.... su valor ha cambiado, no son y no sirven para nada, para menos que nada.
Sin embargo el valor de la historia es de lo más grande que conservo... Mi madre me esperaba en la puerta de casa.... y unos metros atrás, una piedra ocultaba mi pequeña travesura... Mi madre como aquél día, sigue sin saber esta historia. Tal vez algún día le devuelva con creces los 200 sucres que le robé....

3 comentarios:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

ajjaja no conocía el término "guarrería" en México diríamos, "mugres" o "cochinadas".

La historia de los bolos es buena, ¿se derritieron enseguida? Me imagino el calor que hacía.

pd: Los bolos en Puebla se llaman "bolis" pero en la ciudad de México,"congeladas" ajjaja

SILVIA ALMANZA 'VASCONCELOS' dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
maggie dijo...

prima es un dolar =a 25.000 no 2.500 corrigelo jejejeje que risa todo