miércoles, 25 de marzo de 2009

Alegría Vs. Depresión

Ayer, como todos los días, cogí el metro para volver a casa después de regresar a clases (después de la semanita de vacaciones de Fallas) y claro con mi síndrome post-vacacional -que cada año lo noto más- iba tan ida que no veía ni me 'inmiscuía en la vida' de los que iban conmigo en el metro.... cuando ya quedaba solo una parada para bajarme, se acerca a mi alguien....
Su nombre: Alejandro Robles

Él era compañero mío en la E.S.O -Secundaria- era el típico chico listo, listo...muy listo... de esos que todos quieren tener a su lado en un examen... bueno se acercó a mi y me dijo si lo recordaba, para no recordarlo, estaba idéntico a cuando lo vi la última vez en nuestra clases del Instituto Sorolla. Aún recuerdo que el segundo año que coincidí con él, ya lo conocía de otro año anterior, nos sentamos juntos, pues ninguno conocía a nadie... Lo típico al principio de clases!

Bueno, que quede claro que me dio mucha alegría el volver a verlo, era una buena persona, de esas que aunque quieras no puedes olvidarte...

Ahora viene el lado chungo de la historia... yo le pregunté que a qué se dedicaba, aunque hice un cálculo mental -de esos rápido- y pensé que seguro estaría en la universidad... No falle, ahora está cursando el 2º año de Universidad, y estudia nada más y nada menos que FÍSICA!!!
Sabía que era muy listo, y no me sorprendió para nada... pero aquí es cuando me da la depresión porque ahora él está a pocos años de tener una titulación universitaria -de físico-, y yo ni siquiera sé que estudiar, bueno lo sé, lo que no sé es si podré hacerlo....(ya sabéis ¡Las notas!)
Aunque es verdad que no me arrepiento del giro que he dado en mis estudios, me da no sé... de verlo ya en la universidad... Se lo conté a mi padre y por primera vez en la vida no me lo recriminó, sabe que los tres últimos años han sido currados y sabe que soy feliz con mis estudios y sobretodo que yo sola he elegido este desvió -un poco más largo hacia la universidad- pero bueno es lo que hay... y que bueno, mis metas están ahí y mientras no pierda el horizonte todo va bien! :)

A todos los que se los he contado este encuentro, seguro dirán que el partido -Alegría Vs. Depresión- lo ha ganado la depresión... pero creo que no.
Ahora mi Ave Fénix está resurgiendo de las cenizas...!

1 comentario:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

Siiii comprendo tu sentimiento...habrá quienes piensen que es envidia, pero no!!! Porque uno está feliz con sus decisiones, mismas que se traducirán en el futuro que nosotros hemos elegido construir...quizás nos lleve más tiempo que a otras personas, pero estoy CONVENCIDA que vale la pena!!