jueves, 6 de agosto de 2009

La vida real...


Desde tiempos remotos se vive cociendo el cuento de una princesa y un príncipe, los cuales se conocen... se enamoran... se casa... y viven felices para siempre. Esta es la versión corta de todos y cada uno de los cuentos que hemos leído todas.

Hoy he estado pensando en el daño psico-emocional que nos ha hecho el "se enamoran... se casa... y viven felices para siempre." Ya ni que decir, cuando los cuentos toman aspecto de 'vida normal'... Por ejemplo: ¡¡Pretty Woman!! Por favor, pero donde se han metido los Edward Lewis (Richard Gere); porque os aseguro que hay allí afuera más de una mujer deseando toparselo, y da igual si hay que pasar por lo de fulana con tal de pillar ese "chollo"
Cuando pienso en cada situción amorosa que te describen en las películas romántica no puedo creer que sea tan dificil encontrar esos príncipes azules en la actualidad... que sean solteros, guapos y heterosexuales... Bueno, te pones a pesar en varias cosas, pero menos en lo inverosimil de ciertas historias...

Esta tarde mientras tomaba un zumo de naranja en la terraza de un bar del centro, vi en el edificio de enfrente un cartel inmenso de George Clonney, mientras lo veía pensaba que los muy 'cerdos' -los publicistas- nos vende a los tíos buenos, a los fabulosos hollywoodienses y claro, extramadamente simpático, educados y perfectos... si importarles que luego te entre una desilusión cuando ves a ciertos 'hombres de verdad'.. que pueden que no estén mal, pero claro cuando ves a esos 'perfectos' los normalitos te desilusionan...
Justo en ese momento llega a la terraza un hombre; se sienta en una de las mesas de nuestro lado, él tenía la siguiente descripción: Calvo, con barriguita cervecera, estaba sudoroso... Y yo me pregunto ¿Qué opción le dan a este hombre de ligar y enfrentar a un "perfect man"?

Bueno con tanta película y tanta publicidad, normal que se pierda el norte...
Los príncipes ya no son como estos, o quizá nunca lo hayan sido:
Casi siempre el cuento de la vida real pasa por muchos caminos que tenemos que cruzar y caminar hasta llegar a conocer a ese príncipe, que ¡vaya sorpresa! no vive en un castillo y aparte es "mil eurista"... Pura realidad!!
El 'vivieron felices' es más complicado de hacer realidad que en las pelis de hollywood; en la vida real necesita de mucha, mucha dedicación por ambas partes...

Con todo esto no quiero decir que ahora estoy en pie de guerra contra las películas románticas... porque sigo prefiriendo creer en el fueron felices para siempre, y no ver las horrorosa películas de terror...
En fin, que cada uno ves lo que más le guste. Pero de que la vida real está distorcionada, está distorcionada!!!

2 comentarios:

maggie dijo...

yo tengo a mi principe azul..bueno naranja y nunca he creido que me iba a topar con un George Clonney, LO TENIA ASUMIDO...pero dejame decirte que mi principe es mejor que George y los mismos principes de la realeza...

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

No sé por qué no había leído esta entrada!

Yo toda mi vida he creído que el amor de las películas, canciones, poemas e historias felices sí existe, pero a la vez, también he creído y estado consciente que es en verdad encontrarlo. Estoy convencida que existe el amor para toda la vida, la clase de amor que inspira grandes versos de amor...pero que hay muy muy pocas probabilidades de encontrarlo.